Honos 125. Divagaciones.

La Reflexión

Divagaciones.

Divago. La quinta ola tiene nombre de grupo adolescente de los noventa y tiene la misma mala pinta ¿Cuántas olas puede realmente uno recordar con claridad? La primera seguro, es la que te pega de frente y por sorpresa, quizá la segunda porque la afrontas prevenido y con el depósito lleno, pero ¿y el resto? Uno deja de contar las olas como deja de contar las canas.

Divago. Me quedan aún unas semanas para escaparme a Cádiz y habito esos días en que no parece avanzar nada. De nuevo ese tiempo de melaza en el que pasan las horas lentas, almibaradas; ese tiempo a destiempo y calma chicha que impide que los días escapen ¡Qué largos son los días de verano entre diseños y qué fugaces pasarán en el descanso!

Divago y leo versos de Ángel González que no me ayudan: Aquí no pasa nada / salvo el tiempo: irrepetible / música que resuena, / ya extinguida, / en un corazón hueco, abandonado, / que alguien toma un momento, / escucha / y tira.

Divago sobre la belleza por unas palabras de La Rochefoucauld: “existen personas que jamás se hubieran enamorado de no haber oído hablar del amor.” Sigo pensando en que amor y belleza son un invento de la mirada y no por ello acogen menos verdad.

Divago y le leo a Pla palabras idiotas: “Con el olor de la fruta sucede lo contrario que con las mujeres. La fruta ha de oler.” Me quito el mal sabor con el silbido de los versos de Marta Jiménez Serrano: “Labio que besa la leve / libélula de saliva, / la trapecista lasciva / de boca en boca se mueve.” Divago un tiempo entre esas eses.

Divagar es necesario porque abre caminos, ramifica nuestros modos de hacer, permite explorar sentidos, matices y posiciones que nos saquen de las vías, del surco marcado. Divagar -> Diseñar -> Iterar.



Nº 125 publicado gracias a vosotres

Esta semana no tenemos patrocinador, pero quería agradecer a quienes me apoyáis en Ko-fi con vuestros kafés y kopas porque hacéis posible mis resakas y que pueda seguir manteniendo los costes de la newsletter ¡Sois la leche!

Muchas gracias de corazón.

Invítame a un ko-fi

¿Quieres patrocinar Honos? Mira cómo hacerlo aquí


Los Enlaces

→ Pictos y JJOO

Más allá del deporte, en cada edición de los JJOO existen dos competiciones en el contexto del diseño: ¿Qué edición tiene el mejor logotipo y qué edición tiene los mejores pictogramas? Mi medallero para la primera pregunta es tal que así: Medalla de oro para el logotipo de Munich 1972, medalla de plata para el logotipo de México 68 y Medalla de bronce para Londres 2012. Otro día si queréis lo argumento. En cuanto a pictogramas, la cosa está más complicada. Históricamente los mejores son sin duda los de Munich 1972 por todo lo que supusieron para la sistematización del diseño gráfico —es que Aicher es mucho Aicher, amigues—. Los siguientes mejores son para mí los de Álvaro Valino para el Washington Post. Sí, sé que no son oficiales, pero es que son mucho mejores que cualquiera de los oficiales desde el 72 hasta ahora. Los terceros serían los de los juegos olímpicos actuales. Aunque formalmente no me atrapan tanto como los de Valino o Aicher, se nota que están pensados desde la animación y para la animación y por eso son maravillosos. Del mismo modo que el logotipo de Londres 2012 se pensó para ser dinámico y por eso era como era. Si no habéis visto lo que hicieron en la gala inaugural con los pictos, os lo dejo por aquí enlazado porque es alucinante.




→ La canción del verano

Siempre pensamos que la canción del verano es la canción del verano que suena en España o en EE. UU., pero ¿qué pasa con el resto del mundo?, ¿qué suena en otros países? Me ha gustado mucho esta lista de “rest of the world” (un periódico digital que, además de por los temas globales que trata, me tiene atrapado por su diseño). De entre todos los temas, me quedo con el de Nigeria. Mola.




→ Hello from here

Esta web es un generador de carteles basados en datos en tiempo real. A partir de una localización, usa datos como la temperatura y el tiempo que hace para generar un póster con el que además puedes interactuar. Además de la idea, me ha gustado el diseño de la web que se escapa a lo convencional. El trabajo tipográfico es excelente. Os dejo el que acabo de hacer.




→ Beatiful webtype

Beatiful Webtype es un sitio online que recopila y muestra con elegancia las mejores tipografías open-source. Es increible la cantidad de opciones tipográficas de calidad que se han creado estos últimos años. No hay excusa para usar siempre las mismas tipografías en nuestros productos digitales. Sobre la web, no hay mucho más que decir. Es una manera visualmente agradable de pasear entre muchas tipos y ver cuál es el mejor modo de usarlas. L sección de pairings también está muy bien aunque esto siempre es bastante personal y hay varios emparejamientos que, en mi opinión, son un horror.



→ Lineicons

Lineicons es una colección de iconos a línea (no se podía saber). Más de 5000 iconos en su versión pro y más de 500 en su versión gratis. Por sus opciones de configuración y versiones light me parece una de las mejores opciones del mercado. Además vienen bien trabajados para desarrollo porque en su versión pro traen versiones en React. Tienen una licencia lifetime por 69$ que no me parece excesiva para lo que ofrece.



→ Paparruchas

Quería recomendaros la newsletter de Pedro Alpera, Paparruchas —una palabra preciosa—. Un newsletter estupenda sobre ilustración y animación de un gran animador como es Alpera. Seguro que descubrís y aprendéis tanto como yo. No os la perdáis.


→ Una cosita bella

Estas etiquetas de vino me han parecido brillantes. Un ejemplo perfecto de como aunar sistema y artesanía en un diseño, de cómo se puede obtener un sistema visual rico, modular y práctico en lo operativo sin perder un ápice de cercanía y poética.


Si ya eres parte de la comunidad de Honos y quieres contribuir para que pueda seguir escribiendo y enviando la newsletter cada semana, puedes hacerlo vía ko-fi y te estaré muy agradecido.

Van 300 cafés hasta la fecha. Me va a dar algo ;)

Invítame a un ko-fi


Se despide con una sonrisa honesta, Máximo, diseñador, aprendiz de newslettero y divagante empedernido.

En número #125 de Honos ha sido escrito mientras escuchaba:
Saturday Morning — Joep Beving